MAGO DE OZ

En el mismo ecuador del año 1988 se empieza a fraguar por las calles del madrileño barrio de Begoña lo que llegará a ser una de las bandas internacionales más importantes del Heavy Metal. Jesús María Hernández Gil, artísticamente bautizado como Txus di Fellatio, comienza a armar la primera formación de Mägo de Oz hasta 1995 al mismo tiempo que milita en las filas del Real Madrid. Aunque su primera vocación estaba inicialmente sobre el campo de fútbol formando parte del primer equipo, su pasión por la música siempre pasó a un segundo plano hasta que forma su primera banda. Inicialmente se toma el nombre de “Transilvania 666” honoríficamente por “La Doncella de Hierro”, los ingleses Iron Maiden. Al año siguiente de su nacimiento y en 1989 adquiere definitivamente el nombre de “Mägo de Oz”.

La primera maqueta “Y qué más da” nace en 1989 y contiene tres temas. Muy pronto comienzan a realizar actuaciones en directo versionando temas de otros grupos que se encuentran en el candelero en esa época como Tequila, Asfalto…

El primer directo de gran envergadura surge en las fiestas del Partido Comunista en Segovia y comparten cartel con los residentes Lujuria y Dama Feudal.

En ese mismo año se unen al grupo nuevos integrantes: Chema (guitarra solista), Paco (guitarra rítmica) y Alfonso (teclados).

Al poco tiempo entra un nuevo bajista Salva para sustituir a David. En un estudio en la localidad de Alcorcón en Madrid graban su segunda maqueta “Canción de cuna para un bohemio”.

En 1992 comienzan a componer una tercera maqueta descubriendo otro tipo de sonidos más intensos y personales con la entrada del violín de Mohamed, viejo amigo de Txus. Todos quedan maravillados con los resultados del tema “El tango de un donante” primera aportación en el grupo de Moha y su violín, especialmente Txus. Es entonces cuando el joven Moha pasa a formar parte de Mägo de Oz de forma definitiva.

Los temas que componen esta maqueta son “Maruja”, “Rock & Rock”, “Gerúndula”, “Para ella”, “El tango de un donante” y “No seas pesá”.

A primeros de mayo de 1992 entra Juan Carlos Marín “Carlitos” como guitarra rítmica. Durante sus primeros años el grupo se convierte en uno de los más importantes combos de la capital debido a su ya poderoso directo que le ha caracterizado hasta la fecha. Dosis de rock, heavy metal y celta se convierten en una mezcla perfecta para forjar su sello de identidad que le otorgará un estilo propio y original.

A finales de 1992 comienzan a graban su cuarta y última maqueta con “Tésnucaré contra el bidé”, “Lo que el viento se dejó”, “Nena”, “El lago”, “Por ti cariño” que termina a primeros de 1993 con Carlitos como guitarra solista.

Ese mismo año comienzan a recoger los primeros galardones quedando como finalistas en el prestigioso concurso de rock “Villa de Madrid”.

Dos años después Mägo de Oz edita su álbum debut homónimo “Mägo de Oz” (1994) bajo el impulso económico de padre de Txus que principalmente ayuda a la banda a auto-producirse este primer lanzamiento. Comienzan a girarlo por todo el territorio nacional obteniendo un importante reconocimiento ante público y medios de comunicación que les tacha como mejor “grupo revelación” en su categoría.

Unos meses después comienza a dar forma a uno de los plásticos más significativos del grupo. Con la llegada de su nuevo cantante José Andrea y guitarra rítmica Frank llega la ópera rock “Jesús de Chamberí” (1996) bajo la producción de Alberto Plaza y Mägo de Oz y se publica bajo el sello de “Locomotive Music”. Cabe destacar su correspondiente gira a modo de presentación con el nombre de “Vía Crucis Tour” que les sirve como trampolín para obtener un mayor éxito nacional.

Con “La Bruja” (1997) elaboran un nuevo disco retomando algunos de los temas de su primer disco. Estos son remasterizados a petición popular proporcionándoles una notable mejora en cuestión de sonido de la mano de G. Sider, lo que les llevará a sumergirse en una apretada agenda de actuaciones por todo el territorio local rebosando salas y festivales por donde quiera que pasan, destacando sobremanera el aplastante concierto en la ya desaparecida y afamada Sala Canciller de Madrid. La portada de dicho lanzamiento marca un antes y un después en cuanto imagen iconográfica se refiere. La bruja acompaña a partir de ese momento al grupo a lo largo de su carrera.

Miguel de Cervantes hace aparición en la carrera musical de Mägo de Oz con el álbum conceptual “La Leyenda de la Mancha” (1998) basado en la majestuosa obra de “El Quijote” originando una gran combinación en cuanto temática de las letras, calidad musical y magnífica producción que concluye con el resultado de este excelente disco, quizás uno de los mejores del grupo.

El disco se gira a través de “The Richal Tour” que les llevará a ejecutar 115 conciertos en España alcanzando el Sold Out en la Sala de La Riviera en Madrid ante más de 3.000 fans dejando a cientos de seguidores sin entradas. 25.000 personas aclamaron a Mägo de Oz en su magistral actuación en uno de los festivales más carismáticos como lo es el “Viña Rock” en el año 1999 destacando la vitalidad y contundencia que poseen en directo.

Llega el primer disco de oro con este último “Cervantino” trabajo situando ya a los Mägo como una de las bandas más importantes del país pertenecientes a la New Wave Os Spanish Heavy Metal” (la Nueva oleada del heavy metal español).

El primer contacto con la parcela internacional surge en el festival “Eurometal 1999” celebrado en Madrid en La Cubierta de Leganés estando a la misma altura que sus compañeros de cartel, los internacionales “Gamma Ray”, “Angra”, “Hammerfall” o “Stratovarius” afianzando aún más que el metal nacional tiene mucho que decir.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies